Organología

Construcción (según las explicaciones del Luthier Javier Rojo Solar)

Mango y cabeza

Para el mango se utiliza madera de cedro de Perú y Honduras.
Partimos de una pieza rectangular en la que marcamos con una plantilla dónde se va a situar la cabeza. A partir de ese punto se dibuja una diagonal en el canto de 7 cm (esto se puede variar en función de la inclinación que se quiera dar a la cabeza), se corta, se le da la vuelta y se encola, quedando así hecha la forma del mango y la cabeza.
Sobre el mango se coloca el diapasón, que es de madera de ébano y tiene forma troncocónica. Sobre él se dibuja dónde van a ir colocados los trastes y se recorta un poco con un serrucho para colocar la espiga del traste.
Los trastes son de alpaca, una aleación de cobre, zinc y níquel.
La cabeza de los instrumentos de púa es más ancha en la parte inferior que en la superior (al contrario que en la guitarra).
Se coloca una sobrecabeza de palosanto que sirve de refuerzo y mejora la estética del instrumento.
Con una plantilla se marcan donde se van a colocar los husillos y los huecos.
En la parte inferior del mástil se coloca un taco al que se le añadirán dos suplementos para sujetar después los aros del instrumento. Normalmente, esto sucede a la altura del traste 7. Después se recortará la parte de atrás del taco, que dará lugar a la quilla (también llamada zoque o tacón).
A los suplementos también se les dará la forma adecuada para pegar después los aros.